domingo, 27 de septiembre de 2015

Sobre gitanos y suplementos

Allá por los tiempos de la gloriosa, el pueblo soberano organizó en Ronda la correspondiente milicia. Nada menos marcial, al principio, que sus arreos: morriones abollados, polainas de caballista, chaquetas agitanadas y, lo que fué más grave, fusiles sin pistón ni gatillo, cuando no roñosos y vetustos mosquetones de chispa.
Armado con una de estas venerables carabinas de Ambrosio, tocóle montar la guardia a cierto gitano carandoso, quien, viendo acercarse un bulto, gritóle con voz estentórea y terrible:
- ¡Atrás, paisano!...¡Si das un paso te abraso los hígados!...
- Pero, ¡camará! - respondió el transeúnte pacífico-, para decirme eso no hay que amenazar.
A lo que el centinela socarrón, después de reconocer al amigo y de mostrarle el mosquetón aparatoso, repuso:
-¡Hazte cargo!... Armado con esta escoba, ¿quién me respetará si no añado una miaja de suplemento?

                                                                                                 
                                                                                                  S. RAMÓNY CAJAL
                                                                                                       Charlas de café

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada